sábado, mayo 17, 2014

EXCLUSIVA: WOLF PETRUS ESTRENAN TRABAJO Y PÁGINA EN BANDCAMP



IMPROVISACIONES 2014

  1. Improvisación II (6 de abril de 2014) 25:31
  2. Improvisación III (13 de abril de 2014) 16:37

Juan Carlos Palazón del Amo: teclados, guitarras y aparatos electrónicos (Arp Odyssey, Solina String Ensemble, Oberheim OB-8, Mini Moog Voyager, Farfisa Syntrochestra, sequencer Doepfer Dark Time, Doepfer Dark Energy, Memotron, guitarras Gibson).
Tomás Fernández Girón: teclados y aparatos electrónicos (MFOS Ultimate+Expander modular, Doepfer Dark Time, Sequential Circuits Sixtrak, Moog Realistic MG-1, Solina String Ensemble, Farfisa Syntorchestra, Mfb522, Suzuki Omnichord 0M27, Monotribe, Monotron Delay, Ehx small stone/clone, Reel Echo).

10/10

Wolf Petrus, la agrupación madrileña, compuesta por Juan Carlos Palazón del Amo (Glow, Vako) y Tomás Fernández Girón (El Círculo de Willis), estrenan página en la plataforma de música independiente Bandcamp, con dos de sus improvisaciones krautrock progresivas, que se pueden escuchar y adquirir, en formato digital, directamente desde allí.
La música de Wolf Petrus es totalmente improvisada con lo que cada tema supone una experiencia sonora única, que el propio dúo pretende mostrar en vivo como un ejercicio exclusivo con una esencia electrónica, estilísticamente basada en el krautrock y la Escuela Berlinesa de la década de los setenta, con un trasfondo progresivo cercano a Pink Floyd o King Crimson.
Estudiados y cuidados arreglos que fluyen intensamente a través de un paisaje sonoro aderezado de complejas secuencias, con un enorme sabor retro, sobre colchones de teclados analógicos e hipnóticas guitarras eléctricas, imprimen a la música un sabor nostálgico que nos transporta directamente a la década dorada de la música electrónica y progresiva.
Las monolíticas y monumentales jams de Wolf Petrus generan, sin duda alguna, un sonido para la mente lleno de elegancia, exuberantes arreglos y meticulosa instrumentación, dando un resultado de dimensiones catedralicias y reinventando un género clásico para convertirlo en una auténtica experiencia progresiva y electrónica de sabor fresco y contemporáneo.
En la estela de luminarias como Klaus Shulze o Pink Floyd, la amalgama contundente de secciones musicales, convierten cada uno de los temas en auténticos paisajes sonoros llenos de matices que se resuelven como una experiencia vital, que los músicos nos transmiten, para mostrarnos sus sensaciones más íntimas: desde el exultante optimismo de su concepto, hasta la oscuridad y misterio esotérico de sus cambios de tonalidad. Un terreno virgen para explorar donde hay cabida para expresiones electrónicas, recorridos psicodélicos, electrizaciones krautrock y estructuras progresivas.
Wolf Petrus, en un laborioso ejercicio de humildad y honradez, nos ofrecen, más bien nos regalan, dos de sus improvisaciones en un trabajo de exposición, casi íntima, de intelectualidad musical y de experimentación instrumental, para dejar plasmado un ejercicio lleno de alma y sentimiento, donde el vehículo expresivo es su amor por un género difícil, el improvisado, en el que, tanto Juan Carlos ‘Charly’ como Tomás ‘Tomi’, desgranan, paso a paso, como verdaderos amanuenses de una música universal, a la vez que como auténticos exploradores de los recovecos del corazón y la mente, un universo onírico con el objetivo claro de dejar impreso un volumen incunable de expresivo sonido y emotividad sensorial.
Wolf Petrus, una auténtica experiencia auditiva llena de krautrock y esencias progresivas. Un capítulo escrito con letras de oro en la imaginería musical de nuestro país, que trasciende fronteras y épocas, y que se erige en puntal y seria referencia de la música contemporánea del Universo. Dicho queda.