sábado, octubre 03, 2015

QUORUM: EL NAUFRAGIO



QUORUM: EL NAUFRAGIO (2015, AUTOPRODUCIDO)

Temas:
  1. Barco de papel 3:00
  2. Pasándome a mí 3:48
  3. Quisiera creer 5:43
  4. Escapar del destino 4:24
  5. La tempestad 4:20
  6. Mi hora de partir 6:09
Formación:
Daniel F. Campañá: voz e instrumentos virtuales (piano, batería, teclados)
Músicos colaboradores:
Vicente Miravalls (Sigma Cero): bajo
Rafael Pacha: guitarras en 1; guitarras, baglama y sintetizador en 3; solo de guitarra y sintetizador en 2
Rubén Albaladejo (Sigma Cero, Astral): guitarras en 4 y 5 y arreglos adicionales de batería
Juan Miguel Roda (Glassmoon): guitarras y arreglos adicionales en 6
Germán Fafian: guitarras en 2
Nacho Sánchez (Glasmoon, Systemia): solo de sintetizador en 4
Agustín Sáez: solo de saxo en 5

9/10

Excelente debut de un veterano del hard rock (Profecía,) y el progresivo (Sigma Cero) que se presenta en solitario bajo la acepción de Quorum, proyecto en el que, además de la voz, incorpora piano, batería y teclados, aunque en forma virtual, para dar nacimiento a un rock muy personal al que no se le escapan las evidentes influencias progresivas, sobre todo en arreglos, estructuras y evolución de los temas, además de una innegable técnica y sentimiento en los instrumentos, que se ven enriquecidos por una serie de colaboradores de conocida trayectoria que no hacen sino aumentar, y de qué forma, la gran calidad que atesora este gran trabajo titulado El Naufragio.
El disco, en realidad un EP de cerca de media hora de duración, no desdeña influencias del rock melódico, a mi mente acude la voz y el trabajo de Juan Olmos, ni del jazz, el funk o el hard rock, aunque, bajo mi punto de vista, el mayor ingrediente que adereza El Naufragio es un rock progresivo sesudo, fluido, técnico, aunque lleno de sentimiento, no en vano es un proyecto muy personal del artista, formado por temas de factura fluida y solvente, con instrumentaciones maravillosas y voces que transmiten un mensaje interior lleno de sentimiento.
El disco, que se puede adquirir de forma gratuita o en la cantidad que uno mismo desee, es una de las joyas progresivas españolas que se van desarrollando y presentando en el último cuarto del año, y que sería una lástima que pasara desapercibida en las votaciones que determinan los mejores del año antes de que éste termine, y esto es una crítica hacia sectores que otorgan premios del año cuando casi no ha transcurrido ni las dos terceras partes del mismo.
Dicho esto, he de concluir afirmando que la escucha de esta pequeña joya se hace breve, por su fina ejecución, su gran atmósfera general, por su pasión, por sus enormes desarrollos y solos instrumentales, por su honradez y por el gran corazón que se ha puesto para su ejecución y su puesta de largo. Mi esperanza es que este Naufragio sea el preludio de un larga duración, porque la presentación, los entrantes del magnífico menú de Quórum, demandan una continuación por su calidad y por su alma. Un trabajo inteligente y totalmente recomendable del valenciano Campañá, un auténtico forjador de sueños en forma musical.
Ciegamente recomendado.