martes, agosto 11, 2015

ROGER WATERS TIENE NUEVOS PLANES PARA EL FUTURO



Y entre los nuevos planes no está tan sólo la publicación de un álbum en solitario. El cofundador de Pink Floyd, aunque le pese a él mismo, parece estar bastante contento con su primer álbum con material nuevo desde hace más de 20 años, por lo menos es lo que se desprende del corresponsal del medio Haaretz, Gideon Levy, que pudo pasar dos días como invitado personal de Waters en su casa escuchando fragmentos del próximo LP y hablando sobre un montón de temas que fueron desde la política de Oriente Medio según la perspectiva de Waters hasta la posibilidad, un tema manido viendo las últimas reacciones del bajista y compositor, acerca de una reunión de Pink Floyd.
De acuerdo con el artículo, además, Waters está sumergido en el “proceso de escribir una autobiografía” y, presumiblemente en conjunción con el nuevo álbum, también está planeando “salir con otra gira mundial el año que viene.” Y haciendo hincapié en que “todo lo que Waters ha compuesto en los últimos años tiene un aspecto político, principalmente contra la guerra,” Levy habla sobre un tema en particular que hace referencia al ataque terrorista contra la revista francesa Charlie Hebdo. Esto concuerda con lo que ya Waters afirmaba en 2012, cuando sugirió que el título del LP podría ser el de Heartland y afirmó que contenía, por lo menos, un tema conmovedor sobre el extremismo religioso.
Por otro lado, y sin sorprender en ningún momento como digo al principio, Waters se muestra intransigente con el tema de una reunión con los supervivientes ex compañeros de Pink Floyd, afirmando que por supuesto que el grupo está acabado: “Las personas crecen independientes, ya sabes. Éramos cuatro personas distintas, bueno después de que Syd se volviera loco y David se uniera al grupo, que fue cuando nos convertimos en cuatro y éramos muy distintos los unos de los otros. Hice un amigo en el grupo, que fue Nick Mason. Nunca me sentí muy cercano a Rick Wright o David Gilmour y nos fuimos distanciando filosófica y políticamente… e, incluso, musicalmente. Y David y yo comenzamos a no colaborar tanto después de Dark Side of the Moon, y nuestra creatividad conjunta se vio afectada en Wish You Were Here, Animals, The Wall y The Final Cut. Así que hicimos lo único que se podía hacer. En mi caso, dejar de hacerlo.”