jueves, octubre 02, 2014

WATERS DICE A LOS SEGUIDORES DE PINK FLOYD QUE SE ACLAREN



Roger Waters ha pedido a aquellos que todavía piensan que es un miembro de Pink Floyd que se aclaren de una vez tras las repetidas preguntas sobre el próximo álbum de la banda.
Como ya sabemos todos, David Gilmour y Nick Mason publicarán The Endless River el próximo mes de noviembre como un tributo a su amigo Rick Wright, pero Waters, que dejó al grupo en 1985, no tiene nada que ver con el proyecto. Él mismo se ha encargado de dejarlo claro en un comunicado: “Algunas personas han estado preguntando a mis esposa sobre el nuevo álbum que voy a sacar en noviembre. Probablemente se confunden. David Gilmour y Nick Mason van a sacar un álbum. David y Nick constituyen el grupo Pink Floyd. Yo, por otro lado, no formo parte de Pink Floyd. Me marché hace 29 años. No tuve nada que ver con los álbumes en estudio A Momentary Lapse of Reason o The Division Bell, ni con las giras de 1987 o 1994, y no tengo nada que ver con The Endless River. No es difícil de entender. Que se aclare la gente de una vez.”
Waters y sus ex compañeros de grupo sellaron sus diferencias hace varios años en su última aparición juntos en el Live 8 de 2005, tres años antes de la muerte de Wright a causa de un cáncer. Y la última aparición de los tres restantes miembros vivos de Pink Floyd fue debida a la representación del espectáculo The Wall de Roger Waters en Londres en 2011.
Queda claro pues que el bajista fundador de Pink Floyd no formará parte de The Endless River, creado durante las sesiones de 1993 para The Division Bell, que se publicará el próximo 10 de noviembre y que será un tributo al desaparecido teclista de la banda. Al respecto, Gilmour ha declarado que: “Para mí, es muy evocativo y emocionante en muchos momentos. Escuchar todo este material hace que me duela otra vez la muerte de Rick. Esta es la última ocasión en la que se le podrá escuchar tocar con nosotros de la forma que lo hacía.” Anteriormente, Nick Mason, el batería, había dicho: “Este disco es una buena manera de reconocer lo mucho que hacía Rick y cómo su forma de tocar era el alma del sonido de Pink Floyd. Volver a escuchar aquellas sesiones me hizo comprender el músico tan especial que era.”