martes, noviembre 03, 2015

AMAROK: HAYAT YOLUNDA



AMAROK: HAYAT YOLUNDA (2015, AZAFRÁN MEDIA)

Temas:
  1. Universo 8:06
  2. Revelación 6:02
  3. Gestación 6:00
  4. Despertar 5:04
  5. Incertidumbre 5:22
  6. Rubicón 7:59
  7. Cénit 6:28
  8. Camino de vida 3:36
  9. Principio 8:56
Músicos:
Robert Santamaría: teclados, guitarra de 12 cuerdas, glockenspiel, bar chimes, campanitas, vibraslap, kanun
Marta Segura: voz
Manel Mayol: flauta travesera, flauta dulce
Alán Chehab: bajo
Pau Zañartu: batería
Xavi Sáiz: guitarra eléctrica

10/10

Sin duda este es uno de los regresos a la escena progresiva más esperado durante los últimos años: el de los catalanes universales Amarok. Y lo hacen a lo grande con un disco, Hayat Yolunda, Camino de Vida en su traducción del turco, que se me antoja una obra maestra imperecedera del rock progresivo de este nuestro país.
La veteranía y ánimo de Robert Santamaría, fundador del grupo hace más de dos décadas aproximadamente, ha posibilitado la reunión del grupo, que había quedado tocado unos años antes ante la imposibilidad de evolución, y con ganas y mucho corazón, aunque por encima de todo honradez absoluta, publica lo que para mí, y para muchos, va a ser considerada como la mejor producción de su carrera: este álbum de auténtico rock progresivo, con enormes aderezos mediterráneos que le dan un sabor especial, con enormes ideas musicales que se transmiten con la plenitud y la confianza de quien sabe que está situado en la senda correcta de su trayectoria.
Enormes desarrollos instrumentales, con intervenciones vocales delicadas y exquisitas a la par, sustentados por complejos pero fluidos arreglos, convierten a este nuevo trabajo en una de las propuestas progresivas más profesional y emocional de la música española en toda su, por qué no, historia vital.
El nivel musical de Amarok ha ganado muchos enteros a lo largo de su experiencia y buena prueba de ello es la música contenida en la nueva producción del grupo, interpretada con profesionalidad y sentimiento envidiables, que se eleva a una de las cotas progresivas más altas no ya de este país, sino de la producción internacional pasada, presente y futura, sin ninguna duda.
Resaltar un tema sobre otro sería una tarea ardua e ineficaz pues el nivel compositivo de Robert está en su punto más álgido desde que comenzó la aventura de Amarok y cada uno de ellos brilla con luz propia independiente de la duración que tenga, aunque se inclinan hacia largos desarrollos expositivos.
Además, asistimos a un círculo perfecto, pues Hayat Yolunda empieza como termina, o viceversa, creando una obra redonda sin ningún tipo de grietas, ni siquiera de altibajos, provocando en el oyente la sensación de estar asistiendo a una auténtica obra maravillosa de Arte, con mayúsculas.
Ecos del rico folclore mediterráneo se mezclan con posturas sinfónico progresivas, que llegan a recordar los mejores momentos de Mike Oldfield, Steve Hackett o Genesis, incluso ELP, aunque en menor medida, y así fluye la música maravillosa de esta banda que renace, cual Ave Fénix, de sus cenizas. Hubiera sido injusto haber terminado un camino sin haber tomado otro, este que nos ocupa, que abre todo un horizonte de posibilidades que el seguidor del género agradecerá permaneciendo expectante a los próximos pasos de Amarok, uno de los grandes de este país.
Belleza, lirismo, delicadeza, técnica, sentimiento, inteligencia compositiva y mucha, mucha, ilusión son la carta de presentación de estos nuevos Amarok, que han dado luz a una de las obras más importantes del rock progresivo nacional, Hayat Yolunda, una obra conceptual, que incluye un CD de bonus con rarezas y cosas maravillosas, que roza la perfección y que permanecerá en nuestro recuerdo por décadas. Insisto, obra maestra.