jueves, marzo 03, 2016

ALMS: AN IROSMIC TRAGEDY



ALMS: AN IROSMIC TRAGEDY (2016, ALMS)

Temas:
  1. U’ula 13:34
  2. Tapwala 14:28
  3. Doginala 14:40
Formación:
Aitor Lucena: todos instrumentos y voz de Alms
Músicos colaboradores:
Luis Arnaldo: batería
Eduardo García Salueña: teclados
Héctor Braga: chelo y viola
Noelia Fernández: voz de Life

10/10

Hay veces, muy dilatadas en el tiempo, por cierto, que cuando se escucha un álbum por vez primera uno siente dentro los espacios recónditos que una vez te empaparon de buena música y mejor literatura. Hay veces, estas sí que ya son mínimas, la escucha de un nuevo trabajo te deja sentado en la silla, con un arrebato, con un latigazo de emociones, porque lo que escuchas es puro Arte, puro gozo para el espíritu y un pulso nuevo para el corazón.
Esto es lo que representa el nuevo álbum de Alms: Música hecha Literatura, Literatura hecha Música, tanto monta. Cultura en definitiva. Amor al Arte por el Arte desde una producción tratada con cariño, desde el parapeto de la independencia de medios y lejos de la obligación de buscar una satisfacción obligada, porque cuando se trabaja desde la honestidad, no hay frontera que impida el paso. Por muchas que sean las trabas, por difíciles que sean los impedimentos. Porque la meta es el horizonte, verdadera frontera que nunca se alcanza porque es infinita.
An Irosmic Tragedy es, simplemente, una recuperación de toda aquella música progresiva que se publicó hace ya unas cuantas décadas en su etapa más clásica. Sin nostalgia, pero con sentido de la actualidad. Cierto es que hay un predominio del sonido retro, algo logradamente acertado, por cierto, pero no es menos cierto que todo se ha conseguido desde el tesón de un músico coetáneo, refugiado en la técnica del siglo XXI, para dar un aire nuevo a la serie de producciones independientes, y no tanto, que están prodigándose en la actualidad y que, en muchos de los casos, no resistirán el paso del tiempo o, lo que es peor, el peso de una memoria acostumbrada a satisfacer el hambre de forma inmediata.
An Irosmic Tragedy hay que degustarla como a una obra de Arte, puesto que, a la vez que hay que escucharla, hay que leerla y hay que sentirla. Es un libro para escuchar, un lienzo lleno colores que se oyen, un álbum para exponer y consultar… Está lleno de guiños musicales (folclore, rock progresivo, música orquestal), pero también de literatura (Dante, Calderón de la Barca). Un tema universal, el de la cuna a la sepultura, nacer para morir… por lo que hay que disfrutar los momentos en los que estamos con alma y mente en este territorio de transición que es la Vida.
Y de eso va este álbum, que recoge esencias, si queréis, de Mike Oldfield, del progresivo italiano, del progresivo del norte de España impregnado de ese sabor folclórico que luchó por pervivir en la década de los setenta…; pero también es la obra de un juglar con amplia memoria que transmite, como nadie, una música y un mensaje esencial al oyente: el transcurso del musical que representa nuestra vida por ese río que desembocará en el mar…
Un disco lleno de enormes arreglos, excelentes recorridos instrumentales para los que se ha requerido la ayuda de los mejores colaboradores, lleno de alma, hecho desde el cariño profundo del autor, un luchador de los que quedan pocos, al que no le importa saltarse los dogmas actuales para presentar una colección atemporal y universal. Un disco redondo, que empieza como acaba, para irse puliendo con la perfección del que puede plantearse la música como algo imperecedero, como un ejercicio para los espíritus y para el deleite humano. Porque está hecho desde la honradez, con todos los medios personales a su alcance y que nunca, por eso mismo, podrá engañar al oyente con artificios engañosos.
Totalmente recomendable y de obligatoria adquisición, porque a la alegoría de la Oportunidad la pintan calva, con un largo pelo en la frente, y una vez que pasa no la puedes retener. Imprescindible clásico del futuro.
Hazte un favor: regálate una obra de Arte: alms-official.jimdo.com