martes, marzo 15, 2016

LA SECUELA: TELEPROMPTER



LA SECUELA: TELEPROMPTER (2015, LA SECUELA)

Temas:
  1. Y los santos juegan a las escondidas 6:39
  2. Columna de pez 3:27
  3. Los dueños 4:49
  4. Agua de vos 4:23
  5. EE.UU. 1:32
  6. Pizza con champagne 7:51
  7. Se parecen 4:44
  8. Wachin Steijen Houpen Vaidor 0:18
  9. La chica del pasaje 10:14
Formación:
Guido Rodríguez: piano, teclados, sintetizadores y voz
Arahí Pinto Castro: voz
Guillermo Solís: guitarra y voz
Mariano Pesci: bajo
Santiago Aguilar: batería

10/10

Con una experiencia que hay que comenzar a rastrear en 2005, y un par de EPs en su haber, estos bonaerenses del barrio Parque Patricios publicaron al acabar el año 2015 un artefacto progresivo, con multitud de elementos provenientes de otros géneros, de altísima calidad y que los encumbró hasta el número uno de las nuevas propuestas del progresivo nacional de aquellos lares. Tanto, que han tenido que hacer una reedición exclusiva en una pequeña tirada este 2016, para poder satisfacer a aquellos que se perdieron este que va a ser, seguro, un indispensable trabajo de rock progresivo universal.
Este poderoso artefacto, esta bala directa al corazón, en su esencia, puede llegar a recordar el espíritu de sus clásicos como Serú Girán o hacer referencias a La Máquina de Hacer Pájaros, también al mismísimo Charly García, por su exacerbado sentido del humor, pero la verdad es que estamos ante un producto genuino, altamente original, emotivamente perfecto y con una producción excelente en la que podemos apreciar, y degustar a partes iguales, un exquisito ejercicio de rock progresivo sinfónico, con ejercicios que se alimentan de otros géneros, que pueden ir desde lo folclórico, lo pop o lo experimental, todo ello tamizado por un grupo en estado de gracia absoluto. Grandísimos instrumentistas, La Secuela, se despachan a gusto con este inspirado trabajo, que nada tiene que ver con su primeriza producción artesanal de sus inicios, ganando enteros en un terreno que saben dominar a la perfección. Y lo hacen con esencias de ese rock progresivo de tanto sabor latino argentino, pero con grandes dosis de elementos europeos, sin concesiones al aburrimiento o a lo puramente banal, pues estamos ante una música de calidad, hecha con clase, con inteligencia y con muchísimo cariño.
Nos encontramos ante un progresivo, a veces con trazas de espectáculo burlesque, que no se queda en lo anecdótico, sino que sabe bucear por un intrincado piélago de música trabajada y progresiva no apta para corazones débiles. Desde los textos, pasando por la ejecución musical, a la incorporación de mil sonidos que emergen de una calenturienta imaginación, La Secuela traza un camino seguro y de calidad que les llevará, si ese camino no se tuerce, a ser considerados como uno de los grupos progresivos en lo alto de la atalaya del rock, ya no sudamericano, sino mundial.
La clase que tiene este enorme grupazo es de los que provoca caídas de sombreros. Por su imaginación, su genuidad, su alma, su honradez de planteamientos, por su técnica, por su corazón y porque las Musas andan de la mano de estos argentinos que tienen que ser nombrados y escuchados, multitud de veces a ser posible, por el aficionado al rock progresivo que se precie. Parafraseando uno de sus temas, estos santos no juegan a las escondidas.
Sencillamente impresionantes… e imprescindibles.