miércoles, noviembre 19, 2014

PRIMER ENCUENTRO DE PINK FLOYD CON LOS BEATLES EN 1967



Mucho se está hablando últimamente del último álbum de Pink Floyd, Endless River, publicado recientemente, pero entre entrevista y entrevista, los protagonistas actuales de Pink Floyd, Nick Mason y David Gilmour, dejan constancia de otros aspectos relevantes de su carrera.
En este caso que nos ocupa se unen dos nombres básicos en la historia de la música mundial, cada uno en su estilo, y que coincidieron, no una sino varias veces, en los estudios y, también, en su vida personal. Estamos hablando de Beatles y Pink Floyd.
Poniéndonos en antecedentes muy lejanos, Beatles estuvieron a punto de grabar un álbum con Bob Dylan y los Rolling Stones en 1969. La colaboración, propuesta por Bob Dylan, que hubiera sido histórica, no siguió adelante porque algunas de las partes implicadas, me refiero a John Lennon, Paul McCartney y Mick Jagger, no estuvieron de acuerdo con la idea de juntar a tres monstruos musicales en un mismo proyecto.
Sin embargo, resulta que los Fab Tour podrían haber tenido una oportunidad mucho mejor si hubiesen hecho equipo con un grupo legendario de finales de los sesenta: y esta vez me refiero a Pink Floyd.
De acuerdo con las palabras de Mason, los cuatro miembros de Pink Floyd (entonces formado por él mismo, Syd Barrett, Roger Waters y Richard Wright), grababan música en la sala de al lado de la que ocupan los Beatles en los estudios Abbey Road de Londres. En el libro escrito por el batería de los Floyd, Inside Out: A Personal History of Pink Floyd, Mason apunta específicamente a un momento concreto en el que Pink Floyd estaban viendo a los Beatles grabar el tema “Lovely Rita” del archifamoso Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band. Era justo el mismo tiempo que Pink Floyd grababa su primer álbum, de 1967, The Piper at the Gates of Dawn.
Siempre según palabras de Mason, la gran proximidad de sesiones que ambas bandas grababan simultáneamente en los estudios no era pura coincidencia, sino que tuvieron un gran impacto en lo que Pink Floyd grabarían posteriormente. Tan y como han dicho históricamente muchos seguidores de los Beatles, hay más de una similitud innegable entre “Lovely Rita” y el instrumental floydiano “Pow R. Toc H.” Más concretamente, si comparamos la evolución de sus sonidos intrincados y densos, las extravagantes voces y los efectos de sonido de ambos temas.
Mientras que siempre se ha reconocido la superposición musical de ambas bandas, es difícil no sorprenderse por estas declaraciones, escritas y habladas por el batería, que se alejan de ser un puro cotilleo popular. Los Beatles y Pink Floyd, oficialmente, nunca llegarían a colaborar, pero Sgt. Pepper y The Piper, dos álbumes señeros de la historia del rock, se concibieron a la vez a muy pocos metros. ¿Coincidencia o realidad? Lo que es cierto es que no deja de ser, y permitidme el término, alucinante.