miércoles, mayo 13, 2015

EL NUEVO PROGRESIVO DEL FUTURO. RICK MILLER: BREAKING POINT



RICK MILLER: BREAKING POINT (2015, AUTOPRODUCIDO)

Origen: Canadá
Género: rock progresivo, atmosférico oscuro, psicodélico, rock sinfónico
Fecha de publicación: 13 de abril de 2015

Temas:
  1. Battlescars 3:19
  2. Shades of grey 2:59
  3. Tears of blood 10:12
  4. Suspirar 3:27
  5. Deep in the dark 5:46
  6. Breaking point 3:50
  7. White dogs (including The raven) 5:31
  8. Smoke 7:46
  9. The eyes of Skye 2:31
Formación:
Rick Miller: todos instrumentos
Músicos colaboradores:
Kane Miller: guitarra acústica y violín
Sarah Young: flauta
Mateusz Swoboda: violoncello
Barry Haggarty: Stratocaster
Will: batería y percusión
Ruth Archer: letras

Rick Miller, un ya viejo conocido en estas páginas, nos presenta su último trabajo, enfocado en lo que él mismo denomina como rock progresivo y yo me encuentro a gusto con el término. El propio Miller nos advierte de que este término, que definió el tipo de música hecha en los setenta por grupos como Genesis, Moody Blues o Pink Floyd, es lo que predomina en ésta su última producción, Breaking Point, pero desde un punto de vista delicado, oscuro y melancólico porque es así como le gusta a él esta música. También nos advierte de que si eres un seguidor del rock progresivo que incluya toneladas de jazz fusión o heavy metal, que abandones, que este disco no es lo tuyo.
Pero yo voy a ir un poco más allá, sea cual sea tu tendencia progresiva (hoy en día la acepción con lo progresivo es enormemente extensa) este será, con toda seguridad, uno de los álbumes del género que salvarán a este año 2015... y lo digo cuando aún no hemos llegado al ecuador del mismo.
Y lo salvará porque este amanuense de lo hermoso y delicado, que no entra en conflicto, ni mucho menos, con lo oscuro o lo melancólico, se despacha a gusto con un trabajo inteligentemente planeado a base de trabajo, arreglos y gran composición y no menos ejecución. Breaking Point es un álbum enorme, delicado y poderoso. Un artefacto de música contemporánea que rinde pleitesía a un género desde el mimo y lo cuidadosamente pergeñado para dar a luz una de las obras maestras de los últimos veinte años, me atrevería a decir.
Perfectas instrumentaciones, ambientes oníricos (qué delicia de mellotrones, voces y guitarras etéreas), arreglos y cambios de ritmo sorprendentes, inteligencia compositiva que aborda distintas nomenclaturas musicales (desde la música clásica, pasando por la electrónica y desembocando en el pop), trabajo a raudales y la conciencia tranquila de que se sabe lo que se hace: Música, con mayúsculas.
Romanticismo, energía, delicadeza, épica y lírica, sentimiento… Un exquisito trabajo que hará las delicias no sólo de aquellos seguidores de los grupos citados con anterioridad, sino de los que buscan sensaciones olvidadas hace tiempo, de los que buscan calidad a un abusivo coste, de aquellos que huyen del estrellato en aras de un producto fiel a sus principios…
Rick Miller es uno de los pilares básicos sobre los que se asienta, y da fe su enorme producción independiente, el género progresivo contemporáneo. Por dedicación, por entusiasmo y honradez, por amor al Arte, ni más ni menos.
Uno de tus preferidos de este año. Esta es una apuesta segura… no te la juegues con experimentos vacíos: compra tu copia de Breaking Point ya mismo. No te arrepentirás.