jueves, junio 04, 2015

NUEVOS HIJOS DEL AGOBIO. FISHERMAN’S HORIZON: WORLDS THAT NEVER WERE



FISHERMAN’S HORIZON: WORLDS THAT NEVER WERE (2015, AUTOPRODUCIDO)

Procedencia: Madrid
Género: rock progresivo, videogame, metal progresivo
Fecha de publicación: 20 de abril de 2015

Temas:
  1. Psynergy 5:33
  2. Rock it, Megamatas! 3:29
  3. Keeping the monsters away 5:56
  4. La rumba del Bosque Loco 0:59
  5. Seeds of glory 8:42
  6. Ferry-go-rain 4:24
  7. Mandes in dreamland 7:03
  8. Master of Wark! 0:45
  9. A scar in time 2:25
  10. The three caballeros 5:19
  11. Cosmic memories 5:31
  12. Last of the Cetra 8:45
Formación:
Álex Garcigregor: teclados, piano
Diego Matas: bajo
Iván Rivero: guitarras, ukelele
Pablo García de Gregorio: batería y percusión
Músicos colaboradores:
Nano Cañamares (Moongardening): solo de batería en 5
Isam Alegre (Obsidian Kingdom): solo te sintentizador en 5
Manel (Cheeto’s Magazine): solo de guitarra en 5
Mike Vera (Helix Nebula): gruñidos en 7
Esteban (Cheeto’s Magazine): voz a capella en 7
Sarah van der Meer (Moongardening): solo en 7

De entre los artefactos progresivos de más extraña procedencia me quedo con estos madrileños Fisherman’s Horizon y no digo lo de extraño por el resultado de su lanzamiento, sino por la procedencia e influencia de todos y cada uno de los temas que componen este sublime Worlds that Never Were: ni más ni menos de las bandas sonoras de los videojuegos para distintas plataformas que se han ido publicando en los últimos, algunos ya lejanos, años.
Y no estamos ante una denominada bit music ramplona, sino que nos enfrentamos ante un gran rock con matices progresivos y hard progresivos, de elaborada factura, que se desarrollan mediante originales arreglos que recuerdan, aunque en la mayoría de los casos de forma lejana, los temas de las citadas plataformas.
Y digo nos enfrentamos porque la andanada sonora de este cuarteto, colaboraciones aparte, es una de las mejores músicas que he tenido el gusto de escuchar en los últimos tiempos. Si abandonamos la idea preconcebido y prejuiciosa, si se me permite la expresión, la música aquí contenida es música de primer orden, de primera categoría y de primerísima calidad.
Extensos, y no tanto, temas instrumentales con gloriosas intervenciones de sus solistas que crean un sonido compacto, a la par de cálido, en los que la energía se desborda a raudales para dejar paso a momentos de sonidos acústicos y guiños humorísticos a esa bit music, presentada como excusa para, en algunos casos, no todos, introducir orquestaciones eléctricas totalmente reconocibles por los jugadores de arcade, plataforma o rol digital.
En suma, una pequeña obra maestra que rinde homenaje a esa música muchas veces denostada que es la de las bandas sonoras de los videojuegos, pero que sin embargo, ha sido muchas veces ejecutada por músicos de primer orden mundial.
En este disco encontrarás laberínticos desarrollos instrumentales, sustentados por catedralicios arreglos para todo el ensemble eléctrico que es Fisherman’s Horizon, un grupo que se desenvuelve como pez en el agua no solo en directo, sino en los escenarios donde proliferan, menos de lo que el propio grupo quisiera, conciertos inolvidables y únicos.
Toda una experiencia que recomiendo totalmente. ¡Dale al start!