jueves, febrero 19, 2015

LOS NUEVOS HIJOS DEL AGOBIO. HARVEST: NORTHERN WIND



HARVEST: NORTHERN WIND (2014, RED PHONE RECORDS)

Procedencia: Barcelona
Género: rock progresivo, rock
Fecha de edición: 28 de noviembre de 2014

Temas:
  1. Into the void
  2. It all become clearer
  3. This day
  4. Northern wind
  5. Sending signals
  6. Something’s changing
  7. Under the April sky
  8. Shadows behid the lilacs
  9. Rush
  10. Tonight
  11. Colours
Músicos:
Álex Ojea: batería
Jordi Prats: guitarras
Toni Munné: bajo
Jordi Amela: teclados
Monique van der Kolk: voz

Los de Barcelona, publicaron a finales del año pasado, su tercer álbum, este Northern Wind, grabado en su ciudad natal, tras haber editado con anterioridad otros dos trabajos imprescindibles en la discoteca progresiva no sólo nacional sino internacional: Underground Community (2009) y Chasing Time (2012). Y todo esto al lado de casa, no hay que irse a lugares exóticos lejanos para degustar, incansablemente, un producto hecho con calidad, con enorme sentimiento y mayor dedicación.
Y es que estamos ante la consagración definitiva de un grupo, con base en Barcelona (sin olvidar la procedencia de su excelente cantante femenina), que se sitúa al mismo nivel que las grandes producciones hechas con grandes medios y con más grandes promociones.
Definitivamente, Harvest, desde su posición de amanuenses de un estilo tan denostado como menospreciado, sobre todo en nuestro país, colocan este tercer artefacto progresivo en nuestras manos para deleitar nuestros sentidos con cada segundo de su escucha. He de confesar que hace tiempo que tenía este álbum en mi poder, pero quise, conscientemente, dejar espacio para intentar ser objetivo y no dejarme llevar por la euforia inicial que se desató en mí tras la primera escucha.
Y he de confesar, que sigo subyugado, sigo entregado a la belleza honesta de este grandísimo, no me cansaré de decirlo una y otra vez, trabajo. De esta obra de arte casi divina, pero ofrecida para goce humano. Ese es el gran privilegio de las obras maestras que pocos artistas regalan y con las que asombran a aquellos que quieran disfrutar de algo que no tiene ni principio ni fin, de algo que es atemporal.
El resultado es este enorme trabajo, lleno de delicadeza, de sentimiento, de honestidad, también de todos esos recursos de un género que, si lo estás leyendo aquí, tú también adoras: rupturas de ritmos, enormes espacios llenos de instrumentación sabia, pero concisa, de una producción que roza la perfección de las maravillas… y no acabaría nunca.
Pero por encima de todo, el trabajo incansable de un grupo que, desde sus inicios, se empeñó en algo que pocos logran: ser honrados consigo mismos y con sus oyentes. Todo ello con la única finalidad de hacer de la escucha de Northern Wind una experiencia de estimulación sensitiva y sensible que, por encima de todo, pretende lograr una interactuación del emisor con su oyente.
Harvest lo logran. Ellos nos regalan su arte. Nosotros nuestra fidelidad. Se la han ganado a pulso disco a disco, latido a latido... golpe a golpe, verso a verso. Indiscutiblemente recomendados.