viernes, junio 14, 2013

BOB EZRIN: “SIEMPRE DESEÉ QUE ENTERRARAN EN HACHA”



Aunque Bob Ezrin utiliza expresiones como “mágico”, “alumbrador” o “alteración de la vida" para describir sus tres trabajos como productor con Pink Floyd, trabajar con Roger Waters para The Wall fue siempre descrito como un reto: “Fue duro. Había muchos conflictos. Pero esa tensión producía un material mucho más bueno. Había mucho trabajo al margen de la composición de The Wall, pero cada vez se hacía mejor y mejor y mejor.”
Tras un álbum más con Waters, The Final Cut (1983), Pink Floyd renacieron sin el bajista para dar a luz el proyecto A Momentary Lapse of Reason (1987), con Gilmour al frente de casi todo y con Ezrin de coproductor. La diferencia, en sus palabras, era doble: “Roger es una fuerza de la naturaleza y un hombre a tener en cuenta. Transmite mucha energía y eso le convierte en algo poderoso y terrible. No tenerlo allí, por otra parte, hizo que las cosas fueran menos tensas, pero se perdió el genio, la chispa. Esa chispa que fluía entre Waters, Gilmour y yo mismo. En algún lugar dentro de mi corazón siempre deseé que hicieran las paces, desenterraran el hacha de guerra, volvieran a juntarse y que pudiéramos volver a hacer cosas juntos.”
Tras la muerte de Richard Wright en 2008, tras una reunión en el Live8, que suscitó toda clase de hipótesis, “toda posibilidad desapareció.”