lunes, noviembre 18, 2013

EL NUEVO PROGRESIVO DEL FUTURO. MAHOGANY HEAD GRENADE: RETURN TO THE POINT OF DEPARTURE



MAHOGANY HEAD GRENADE: RETURN TO THE POINT OF DEPARTURE

País: Estados Unidos
Género: hard progresivo instrumental
Fecha de publicación: 28 de mayo de 2013

Temas:
  1. Return to the point of departure
  2. Trouble for trouble
  3. Vinedresser
  4. Etude war machine
  5. Venetian bricks
Formación:
Dan Hyer: guitarra
Mike Pritchett: batería
James Falcon: bajo

Debut de Mahogany Head Grenade, el trio de Dallas que practica un rock progresivo, en su vertiente hard, de gran fortaleza y con un sonido consolidado en un guitarrista de gran técnica provisto de gran ingenio y resolución. Con ello no quiero decir que el resto tenga menor calidad, sino que aquí el que maneja el asunto es el de las seis cuerdas. Y es que formar parte de un trío, hace que cada instrumentista sea el mejor de su especie ya que todos tienen que estar al mismo nivel, que en este grandísimo disco se sitúa en las partes más altas de un rock progresivo hecho con ganas y con gran emoción.
El resultado es excitante y dinámico, puesto que la banda suena tal y como se nos muestran en su producto: estamos ante un ejercicio directo y sin necesidad de añadir sonidos, a excepción de los diálogos y efectos que nada tienen que ver en el aspecto compositivo, que lo que hacen es definir el auténtico sonido de un grupo en acción.
Precisamente esos diálogos y efectos, por lo general introductorios, es lo que provoca una sensación casi teatral y cinematográfica de una música expuesta, que enriquece, si cabe, la calidad de una exposición musical clara y totalmente contundente. Estamos ante la magnífica excusa de crear un mundo paralelo al musical, ideado claramente para dar coherencia a una música descriptiva y llena de emociones, sustentada por los cambios de ritmo, por la magnífica técnica de unos extraordinarios músicos y por un ingenio fuera de lo común para presentarnos una colección de temas llenos de personalidad.
Es por todo eso, y por lo que se puede apreciar en el producto final, que estamos ante un rock progresivo de gran calidad, sin necesidad en este caso de teclados, que nos hace referencia a los grandes de esto de la música hecha con inteligencia. Hablo de influencias de Joe Satriani o Steve Vai, pero tamizado por unos primeros Rush, principalmente, o de unos Dream Theater técnicos o unos Symphony X más épicos, para dar un resultado original que proviene de unas fuentes consagradas y más o menos establecidas. El resultado es, pues, un poderoso ejercicio instrumental y totalmente progresivo en el que hay cabida para esencias del blues, del jazz, de la fusión, todo ello dentro de una amplia visión, insisto, progresiva, definida por continuos cambios de ritmo, extensos temas totalmente llenos de texturas y sabores y una ejecución y un sentimiento que rayan la perfección.
Estamos, y no hay que olvidar que esto es un debut, una primera exposición de ideas, ante un grupo fluido que se comporta como un ente consagrado: por técnica, por sentimiento y por una gran imaginación a la hora de mostrar unos temas que hablan por sí mismos. Sin duda, esto es una bomba que augura un más que prometedor desarrollo. Es un regreso a las raíces, mejor dicho, al punto de partida de todo con una excelente proyección de futuro.