miércoles, noviembre 27, 2013

EL ROCK PROGRESIVO DE LA A A LA Z: J



No hay duda de que la letra ‘J’ es para Jethro Tull, una de las bandas más longevas de la historia del rock progresivo, que se fundó en 1967 y que tuvo entre sus primeras formaciones al que sería guitarrista de Black Sabbath, Tony Iommi. La banda siempre ha estado dirigida por Ian Anderson (también productor de salmón y terrateniente escocés), conocido por tocar la flauta travesera mientras está sobre una pierna y que ha basado la música del grupo en una fuerte inspiración del blues.
Pero también es la letra de Jean Michel Jarre, el maestro sintetista francés que saltó al estrellato de los teclados electrónicos y analógicos con su álbum de 1976, Oxygene, seguidos de una legión de álbumes inolvidables en el género. También es conocido por los macroconciertos donde ha llegado a reunir varios cientos de miles de personas para apreciar sus espectáculos de música e imagen.
También es el espacio de Jane, los alemanes con ese sonido floydiano tan clásico de parecidos a los también alemanes Eloy, cuyo integrante Manfred Wieczorke sería posteriormente miembro del grupo. O qué decir del teclista y violinista Eddie Jobsonun reputadísimo músico progresivo que tanto en solitario como formando parte de  Curved Air, UK o los citados Jethro Tull, también estuvo en los ochenta en varios conciertos (y un vídeo clip) de Yes. Hablando de Yes, también hay que citar a un dúo de gran éxito, Jon and Vangelis, que pusieron banda sonora a ejercicios progresivo melódicos en la primera mitad de los ochenta.
Hablando de reputados músicos nos encontramos también con Jackson Heights, nacidos de las cenizas de los Nice con Lee Jackson al frente, o David Jackson, el saxofonista de Van der Graaf Generator, o los más actuales Jakko Jakszyk, un talentoso músico de la escuela Canterbury que se codea con Fripp, Hugh Hopper o Dave Stewart, por nombra algunos y por no hablar de su participación con The Tangent, o por qué no citar al sueco Björn Johansson, amigo y colaborador de un mago de los teclados como es Pär Lindh.
No quiero terminar este pequeño homenaje a dos figuras interesantes como son Jacula, el proyecto terrorífico de Antonio Bartoccetti, Antonius Rex, o los chileno argentinos Jaivas, auténticos pioneros en el mestizaje del folclore local con el rock sinfónico.
Más, muchos, se quedan en el tintero, como es normal, pero esa es otra historia... vuestra historia.