lunes, marzo 03, 2014

STEVEN WILSON: “CLOSE TO THE EDGE ES UNA OBRA MAESTRA”



Mike Mettler, de The Sound Bard, recientemente mantuvo una entrevista con Steven Wilson hablando sobre su trabajo con el álbum clásico de Yes, que ha terminado por sonar incluso mejor que en su versión original: “Mi objetivo siempre es el mismo: ser lo más fiel posible a la mezcla original y no tratar de modernizar o mejorar nada de ninguna manera. Pero sí que me permito el hecho de trabajar sobre una cinta original. No hay que olvidar que cualquier tipo de mezcla, cualquier master de vinilo y cualquier copia maestra supone al final una reducción de la calidad de sonido. Pero al utilizar la cinta original yo sé que voy a conseguir más tono en la música de una manera superior a la de cualquier intento anterior.”
En cuanto a algún fragmento concreto, Steven Wilson habla de la sección de Rick Wakeman en “Get up, get down” en los siguientes términos: “¿Te refieres al órgano de iglesia? No lo sabía cuando comencé con la mezcla, pero parece ser que este fragmento lo hicieron sin conocer aún el contexto del tema completo. Quiero decir que fueron a una iglesia (St. Giles-without-Cripplegate, en Londres), grabaron de forma aislada el órgano y volvieron al estudio para ponerlo en el multipistas. Yo desconocía esto al principio, pero el resultado es glorioso, irresistiblemente sonoro. ¿Y sabes qué? Esa es la forma en que aparece todo en la cinta original. Toda la reverberación es la propia y natural de la iglesia donde se grabó, así que, en realidad, esta es la parte más sencilla sobre la que he trabajado.”
Steven Wilson considera este trabajo suyo con Yes uno de los momentos mágicos en su labor de mezclas en 5.1, aunque “estaba aterrorizado de hacer esta mezcla. Es casi como reescribir La Biblia.” El resultado, para Wilson, fue totalmente gratificante, tanto por su trabajo en las mezclas como poder disfrutar de una experiencia única: “Es una obra maestra en todos los niveles. Creo que ‘obra maestra’ es una expresión que se utiliza en exceso, pero hay algunas grabaciones que merecen denominarse de esta manera. Y ésta es una de ellas.”
Al final, Steven Wilson, se deshace en elogios con el trabajo de Yes y Eddie Offord en Close to the Edge, con una experiencia totalmente satisfactoria, aunque, en algunos momentos complicada de afrontar: “Lo que pasa con Yes y Eddie Offord es que las mezclas en realidad son representaciones. Lo que quiero decir es que, muy frecuentemente, cuando te enfrentas a una remezcla, estableces los niveles para la batería, para el bajo, la guitarra, la voz y así todos los instrumentos, y por lo general el resultado es bastante estático. Pero no sucede lo mismo con Yes. Cada pequeña frase de guitarra, cada pequeño matiz vocal, cada pequeño detalle del bajo y cada pequeño relleno de batería ha sido enfatizado manualmente en la mezcla. Esto significa que no puedes establecer unos niveles y dejar que todo transcurra a través de ellos. Hay que analizar, literalmente, cada segundo, cada compás de la música. Tuve que estar comparando constantemente todo con la mezcla original: ‘ah, han subido ese pequeño detalle de la batería… eh, ese fraseo de guitarra ha sido subido también… ah, esa parte vocal se desvanece en la reverberación…’ Sin embargo tampoco utilicé mucho la ecualización de niveles. Lo que aparece en la cinta es más o menos lo que querían que quedara grabado. Es como querían que quedara, así que no me lié mucho con la armonía de los instrumentos, la cantidad de graves o agudos, ni nada de eso."