jueves, septiembre 19, 2013

EL NUEVO PROGRESIVO DEL FUTURO. HANGOVER PARADISE: MIRRORS



HANGOVER PARADISE: MIRRORS

País: Holanda
Género:  rock sinfónico
Fecha de publicación: 15 de junio de 2013

Temas:
  1. Rest my case
  2. Out in the streets
  3. Back home
  4. Take away
  5. Army of Innocent
  6. Religious minds
  7. Coming home
  8. Hangover Paradise
Formación:
Peter Zwerus: teclados
Henk Zwerus: teclados
Jeroen van Stenis: batería
Pieter Nanuru: guitarras
Cynthio Ooms: bajo
Elias de Vries: voz

Hangover Paradise es un grupo que comienza su trayectoria en 2010 y que, tras varios cambios en su seno, logra establecer una alineación sólida con la que publican su álbum debut, éste que nos ocupa. Y el resultado es más que atractivo y efectivo. Estamos ante un grupo consolidado que establece sus premisas musicales en bandas como Genesis, Marillion, Rush, Camel o Pink Floyd, o en grupos de su entorno como Focus o Kayak, con un efectivo rock sinfónico de moderna factura y un trasfondo melódico de gran envergadura y belleza.
Exquisiteces en cada uno de sus temas, desde la primera composición a la última, van dirigiendo al oyente a un mundo propio creado desde el interior de sus componentes que, sin ejercicios bombásticos, pese a la inclusión de dos teclistas efectivos, logran un resultado más que aceptable en la tesitura progresiva actual. Podemos afirmar, sin ninguna duda, que el grupo practica una música de muy buena factura, con buenos interludios lánguidos, pero con estructuras muy elaboradas en las que hay cabida perfecta a un sinfónico de corte relajado, pero complejo, y lleno de melodía. La ejecución instrumental es admirable y cuidada hasta el extremo.
La música, fluida, y llena de preciosismos formales en los arreglos, con un aspecto final de cuidada relevancia, imprime una admirable calidad durante toda la escucha. La voz, guía afectiva de este trabajo, se muestra cercana y cálida, lo que llega a dar una familiaridad espectacular con el oyente. Una voz que arropa y da paso a auténticos himnos sinfónicos provocados por inteligentes teclados, que unas veces actúan como colchones de sonido, pero en otros momentos se erigen en auténticos protagonistas, y a guitarras eléctricas efectivas que siguen la narración marcada por los buenos ambientes que la banda sabe generar. La sección rítmica es el corazón de todo este aluvión de música que recorre este primer esfuerzo de un grupo que apunta muy alto.
En la vertiente más melódica del progresivo, estos holandeses se sitúan en primera línea y prometen un recorrido lleno de éxitos y gloria para el más exigente de los enamorados del género. Yo desde este momento declaro mi pasión y mi adoración por Hangover Paradise, un grupo llamado a la posteridad. Arrebatadores y extremadamente adorables.

Escúchalo en PROGSTREAMING