lunes, septiembre 23, 2013

NUEVAS PREGUNTAS SE CIERNEN EN TORNO A PINK FLOYD Y ROGER WATERS



Ahora que Roger Waters está concluyendo una gira en solitario,  en la que está representando The Wall desde 2010, de nuevo surgen las preguntas en torno al artista. Un nuevo álbum está casi asegurado, pero una reunión con los miembros supervivientes de Pink Floyd no está tan clara. En la entrevista concedida a la BBC, el bajista, respondía de la siguiente manera a estas suspicacias: “La gente, finalmente, ha comprendido que están espoleando un caballo muerto. La gente pocas, muy pocas veces, me pone sobre el tapete esta cuestión.”
Waters está centrando su atención sobre un proyecto nuevo, un proyecto que ha tardado veinte años desde su última producción, Amused to Death, y eso es lo más importante, después de terminar su gira, que afrontará el antiguo bajista de Pink Floyd. Dos años después, Pink Floyd, sin Waters, evidentemente, publicaron lo que parece que va a ser el último trabajo del grupo, Division Bell. Y lo último que se ha podido ver con la formación clásica, Waters-Gilmour-Mason-Wright, fue la reunión en los conciertos de 2005 en el Live 8.
Tras la muerte de Wright, Gilmour y Mason se reunieron brevemente con Waters en el 02 Arena de Londres en una más que emotiva representación de The Wall en 2011. Aún con todo, Waters insiste en que los problemas que en su día despedazaron a Pink Floyd todavía permanecen: “¿Por qué la situación que me llevó a dejar en 1985 [a Pink Floyd] no es pertinente hoy día, treinta años después? –se pregunta retóricamente Waters-. La situación no ha cambiado. Yo no he cambiado fundamentalmente. Me gusta estar a cargo de mi propio destino.”