lunes, septiembre 30, 2013

EL NUEVO PROGRESIVO DEL FUTURO. THE PSYCHEDELIC ENSEMBLE: THE TALE OF THE GOLDEN KING



THE PSYCHEDELIC ENSEMBLE: THE TALE OF THE GOLDEN KING

País: Estados Unidos
Género: rock sinfónico, rock progresivo
Fecha de publicación: 27 de septiembre de 2013

Temas:
  1. Overture: Our great Kingdom
  2. The prophecy of the seer: The transformation of the king
  3. The golden king
  4. Captive days
  5. The queen of sorrow
  6. Save yourself
  7. Make a plan: Golden swords
  8. The Battle
  9. Great day
  10. Finale: Arise! Great kingdom
Formación:
The Psychedelic Ensemble: guitarras, sintetizadores, órganos, piano, melotrón, bajo, batería, percusión, guitarra cigar box, dulcimer, mandolina, voz principal, coros
Músicos invitados:
Ann Caren, voz y coros
The Psychedelic Ensemble Orchestra dirigida por Jonathan Roberts
Amanda Smith Roberts: violín
Kurt Fowler: violoncello en 5

El multiinstrumentista anónimo The Psychedelic Ensemble, publica su cuarto álbum de puro rock sinfónico conceptual, en el que todos los temas se enlazan para crear un nudo de coherencia narrativa. El nuevo álbum, lleno de un gran espíritu dramático, está plagado de propuestas progresivas, tanto en su forma como en su fondo. A sus espectaculares y magníficas composiciones, desarrolladas desde un sentido melódico y dinámico, están plagadas de referencias al rock sinfónico más contundente y legendario. Hemos de añadir a todo, esto detalles de música religiosa, de música clásica y renacentista en sus arreglos y evolución, de épica vocal, de una exquisita y muy técnica interpretación, muy basada en los largos desarrollos instrumentales, llenos de solos de teclados endiablados, guitarras eléctricas manejadas con gran soltura, instrumentos tradicionales de atractivo donaire, que no hacen sino enriquecer una música que expresa, como nunca, la epopeya de un género infinito de posibilidades.
Y es que el músico, de forma preclara e inteligente, sabe construir los temas desde la melodía y el dramatismo musical para dar como resultado un rock sinfónico de altísima calidad. Quizá estemos ante uno de los mejores compositores desde aquella de los setenta que, además, no se ruboriza en ningún momento con sus planteamientos de rock progresivo de auténtico sabor académico y tradicional.
Partimos de un concepto efectista que no sirve sino de excusa para, fluyendo desde la narrativa, una exposición instrumental de suprema magnitud, y no sólo por la perfecta, sentida y técnica ejecución, que nos transporta a un mundo insospechadamente laberíntico, donde reinan abruptos pasajes instrumentales, ritmos de endemoniada técnica que rompen continuamente los compases o desarrollos musicales de gran sabor, sino, y por encima de todo, por una gran inteligencia que sustenta las composiciones complejas y hermosísimas de este fabuloso trabajo. Sin darnos cuenta nos hemos metido en una máquina del tiempo que nos ha transportado a aquella añeja y nostálgica época de músicos que nos contaban historias. Estamos ante relatos que parecían olvidados desde aquellos tiempos de Renaissance, Rick Wakeman, Le Orme, Pink Floyd, ELP, Jethro Tull o PFM, pero desde una perspectiva moderna y nueva, que no hace sino acentuar la añoranza y la esperanza en un género tan desdeñado.
Hay muchos músicos progresivos que se escudan en un sonido cinematográfico para recrear espacios sonoros que guíen su música, pero The Pychedelic Ensemble no necesita de excusas para mostrarnos un sonido progresivo crudo y autentico en el que su música vale por lo que es: emoción, sensibilidad, virtuosismo, ternura, delirio, entusiasmo, impacto y, por encima de todo ello, corazón.
Asisto, atónito, ante uno de los mejores instrumentistas y una de las más grandes publicaciones de todos los tiempos. Y me rindo, admirado, ante una música espléndida e inenarrable. Portentoso trabajo, que, a mi parecer, nunca podrá ser olvidado. Un genio indiscutible. Veinte sobre diez.