lunes, septiembre 09, 2013

EL NUEVO PROGRESIVO DEL FUTURO. CHARLES BROWN: LIGHT OF THE DAWN



CHARLES BROWN: LIGHT OF THE DAWN

País: Estados Unidos
Género: metal progresivo
Fecha de publicación: 12 de junio de 2013

Temas:
  1. The new Earth
  2. Beyond the sky
  3. Sea of clouds
  4. Ocean of storms
  5. Sea of rains
  6. Earthshine
  7. Light of the rising sun
  8. Outside of time
  9. The final frontier
  10. Light of the dawn
  11. Marillion medley: Kayleigh/Easter/Sugar mice/View from a hill 
Formación:
Charles Brown: guitarra, guitarra sintetizada
Chris Crisman: batería
Steve Espinosa: teclados y texturas

Bombazo hard progresivo desde Denver, en los que este trío de instrumentistas se despacha con un tremendo disco tan bien concebido como mejor ejecutado. Charles Brown se nos muestra como un maestro del hacha con poderosas texturas de metal progresivo y tremendas melodías, unas veces enérgicas otras más atmosféricas, en lo que resulta un dominio instrumental de increíble factura, con un resultado casi, casi AOR. Estamos ante un disco lleno de soberbios temas de una grandeza épica, llenos de emoción eficiente que nos llenan de impresiones exultantes. 
Bajo una excusa conceptual, basada en las misiones espaciales Apolo, la música que va fluyendo en cada uno de los temas que componen este Light of the Dawn, se nos muestra clara, optimista, bien esbozada e interpretada con un sentimiento fuera de lo común. Grandísimos riffs a la guitarra y enormes desarrollos instrumentales se suceden con optimismo y honradez para ofrecernos un producto de una calidad triunfante y prominente.No estamos tan solo ante un álbum de guitarras, sino también de teclados, unos teclados sabiamente ejecutados con una grandísima técnica y una gran complejidad de situaciones instrumentales. Pero este paisaje no quedaría del todo pintado si no fuera por la inclusión de una batería compleja, que es capaz de crear unos ritmos que arropan y abrazan la música y la saben guiar por un sendero lleno de luz y de calidez por terrenos donde la técnica no lo es todo.
Por encima de todo, el sentido melódico de los temas hace que éstos estén estructurados de una forma fluida, gracias a unos arreglos inteligentes y elaborados, que en ningún momento permiten el descanso del oyente. Un oyente que se enfrenta a momentos intensos, pero también a interludios acústicos en un acto de reverencia a la Música como Arte. Y es que Charles da oportunidad a su sentimiento compositivo para mostrarnos su maestría a las seis cuerda, rindiendo, sin poder evitarlo, un homenaje lúcido a músicos como Ritchie Blackmore, Alex Lifeson o John Petrucci, en su vena más contundente, pero también al blues rock o al jazz o al sinfónico de grupos como Marillion, a los que rinde un emotivo y sensible homenaje personal.
En definitiva, una pequeña obra maestra de rock progresivo en su vertiente más dinámica y enérgica, llena de matices y de color, con un sabor a calidad excepcional y con una proyección que pide a gritos la consagración de Charles Brown como uno de los guitarristas de todos los tiempos. Grandísima producción.

Escúchalo en PROGSTEAMING