lunes, septiembre 09, 2013

JAMES LABRIE: “MIS CINCO MEJORES PLACERES NO TAN CULPABLES DE TODOS LOS TIEMPOS”



“Cuando era un crío, me introduje en la música de Miles Davis, Nat King Cole y la Glenn Miller Band gracias a mi padre,” afirma el cantante de Dream Theater. “Mis hermanos me encaminaron hacia Yes, Pink Floyd, Zeppelin, Deep Purple y, después, descubría a Rush y Queen. Musicalmente siempre he ido de un lado a otro.”
Aunque estamos ante uno de los cantantes más admirados del rock progresivos, LaBrie admite que su colección musical es un compendio de diferentes estilos musicales: “Últimamente escucho a Two Door Cinema Club, Young the Giant y Need to Breathe. Ninguno de estos grupos suena a nada de lo que yo hago. Creo que tener una mente abierta es importante en muchos aspectos, especialmente cuando creas tu propia música.”
James ha desvelado a cinco artistas que nunca figurarían en ninguna lista de rock progresivo, pero de un modo u otro, incluso inconscientemente, son parte del proceso de creación musical del cantante: “aunque sólo sea su espíritu o un estado de ánimo, lo que escuchas se demuestra en lo que haces. Todo se filtra en tu identidad musical y creo que es algo muy bueno.” Además de los cinco artistas que relata a continuación, el cantante admite como comida favorita las patatas fritas y la salsa: “Son mi debilidad. Las palomitas y las chocolatinas están bien, también, pero las patatas y la salsa me pueden.”
Duran Duran
Todo lo que he escuchado de ellos es fabuloso. Un tema que particularmente adoro es “Ordinary World”. Las melodías son maravillosas, la producción notable y Simon Le Bon canta con el corazón. Creo que hay una tendencia a analizar a Duran Duran por la forma en que se comercializaron al principio. La gente pensaba que Simon era más un modelo que un cantante. Pero no se puede tener éxito durante tanto tiempo siendo sólo una imagen. Ha probado ser un gran talento y son compositores inteligentes y muy buenos con lo que hacen.”
George Michael
“Este es un ejemplo de alguien que ha probado que tiene un inmenso talento durante los años. Si tuviera que escoger un álbum, sería Listen without Prejudice Vol. 1. Es un cantante fenomenal con un espectro expresivo muy amplio. La primera vez que lo escuché estaba con Wham!, pero no me gustaba su música. Cuando empezó a trabajar en solitario me di cuenta del talento que tenía. Faith supuso un paso adelante en su carrera, pero todo el material que vino después provocó un estilo propio y maduro. Tiene un disco titulado Older que es buenísimo. Hay un tema llamado “Jesus to a child” que, cada vez que lo escucho tengo que tomar aliento, es fantástico.”
Luther Vandross
“Luther me asombra. Incluso tengo una copia de su CD Christmas, un álbum increíble. Lo que realmente me gusta es que el disco tiene un montón de temas originales. No hacía los temas típicos de fiesta que todo el mundo hace. Eran nuevos temas navideños que fueron irreales. Luther era único, un cantante dotado de nacimiento. Me gustaba de dónde provenía como cantante y su compromiso con la música. Quería ser delgado y hacía dietas lo que al final le afectó al corazón. Tenía talento y todo lo que había que tener para haber vivido con ello.”
Michael Bublé
“No sólo tiene una voz tremenda, sino que, además, es una estrella. Tiene carisma, inteligencia, apariencia... lo tiene todo. Su música no es muy típica pero sabe cómo meterse al público en el bolsillo. Creo que es porque entiende cómo es un artista. Michael tiene una excelente voz, muy rica, emotiva y entrañable. Sabe cómo contar una historia en una canción. Es cierto que se basa en Frank Sinatra, Nat King Cole o Tony Bennett, pero es muy dueño de sí mismo hasta el final. Toma elementos de ellos y los hace contemporáneos.”
Gino Vanelli
“Creo que es fenomenal y que su álbum Brother to Brother es, probablemente, su obra maestra. Como cantante, siempre me he sentido identificado con quienes tienen algo que decirme y es por eso que soy el mayor fan de Queen del mundo. Freddie Mercury conecta totalmente conmingo. Gino Vanelli me emociona de la misma forma. Sus melodías, sus arreglos, su modo de cantar e, incluso, sus arreglos. Tuve la fortuna de poderlo ver en 1988 cuando regresó con su gira de Wild Horses y pensé que era definitivamente increible. Un artista muy impresionante.”