martes, septiembre 24, 2013

EL NUEVO PROGRESIVO DEL FUTURO. HOLLOW MIRRORS: II



HOLLOW MIRRORS: II

País: Estados Unidos
Género: krautrock, rock espacial, psicodelia
Fecha de publicación: 29 de junio de 2013

Temas:
  1. Sliding under and slipping away
  2. Left undone
  3. Zephyr
  4. Already dead
  5. In the garden
  6. City lights
  7. Falling of the hour
Formación:
Sam Foster: batería
Tim Schammell: bajo, voz, sintetizador MicroKorg
Bryce Shelton: guitarras acústicas y eléctricas, voz, sintetizador Moog
Andrew Berg: guitarra eléctrica, órgano, voz, sintetizadores variados
Músicos adicionales:
Paula Frazer: voz en 5
Kate Sweeney: voz en 5 y 7
Matthew McKernan: voz en 5
Colter Jacobsen: voz en 5

Evidentemente, nos encontramos ante el segundo trabajo de Hollow Mirrors, un cuarteto de San Francisco, que en un principio se fundó para ser un tributo a la psicodelia inspirada en las leyendas progresivas inglesas de los setenta y el rock espacial de su ciudad de origen. Tres años han pasado desde su primer esfuerzo y puedo aseguar que el salto cualitativo de la banda ha sido espectacular, con una música que oscila entre el rock progresivo, el krautrock más espacial y la psicodelia más ácida.
Desde su primera escucha el grupo te hipnotiza de tal modo que es casi imposible detener la escucha de este segundo trabajo, y más cuando los temas se nos presentan con unos desarrollos extensos, llenos de hermosos y misteriosos pasajes instrumentales, unidos en forma de concepto, dando una unidad formal a la concepción individual de cada composición. Ninguno de los temas tiene sentido sin el que le precede o le sigue, de tal modo que la cantidad de información que el disco atesora, te lleva, de manera fluida, por los distintos momentos musicales y melódicos que el grupo, con gran osadía y destreza, desarrolla mediante una gran profesionalidad y mejor sentimiento.
Un disco sin altibajos, nada lineal, que te transporta con su escucha por paisajes sonoros de refinada ejecución, adornados con enormes arreglos sensoriales, relatándonos una historia de considerable sustancia compositiva, con aires melódicos llenos de melancolía, casi iniciática, misterio y gran determinación expositiva.
Si este cuarteto hubiera grabado en los setenta, ahora mismo estaríamos hablando de un grupo consolidado, que no desdeña en ningún momento la música folclórica, tamizada por su propio estilo, el arrebato hippie o la contundencia de un krautrock espacial cribado por un espíritu progresivo de fuerza brutal. Pero en ningún momento estoy hablando de imitación sino de culto. Culto a una música que enorgullece a cada momento un sentido imaginativo e inteligente en su ejecución e invención.
El amplio rango de influencias lleva al grupo a cosechar las semillas que un día plantaron luminarias como Syd Barret, Pink Floyd, Hawkwind, Can o Jefferson Airplane. Hollow Mirrors saben, como nadie, rescatar del olvido la gloria de un rock de décadas y hacerlo propio, para regalarnos los oídos y la mente con un aluvión de sensaciones postergadas y arrinconadas. Hollow Mirrors son los adalides de un nuevo estilo musical con un buen sabor añejo y una proyección coetánea mayúscula. Mírate en tu espejo y llena el vacío que un día dejaste: Hollow Mirrors te pagan el viaje.