lunes, septiembre 30, 2013

STEVE HACKETT CONFIESA LOS VERDADEROS MOTIVOS DE PUBLICAR SU VOLUMEN SEGUNDO DE TEMAS DE GENESIS



Durante el intervalo de dieciséis años entre la publicación de los dos álbumes en los que el guitarrista rindió homenaje a Genesis, hay una explicación que el propio Hackett admite como una segunda intención, ni más ni menos que “el deseo de quererlo tocar en directo, para ser honesto. Hice el álbum como una excusa, pero resultó un trabajo con un sonido fabuloso. La cantidad de músicos invitados que tuve para su concepción transformó lo que, en un principio, fue, básicamente, un grupo con una orquesta de valiosas apariciones especiales. Así que quedé muy satisfecho en la forma que quedó el disco. Fue mucho más sólido de lo que yo me esperaba.”
La reproducción de sus clásicos con Genesis concretó su deseo de volver a la carretea, pero, a su vez, proporcionó a sus seguidores la oportunidad de saborear versiones con un sonido más fresco de los temas que adoran así como ha permitido al londinense la oportunidad de perfeccionarlos.

“Cuando escucho las primeras grabaciones no me creo que permitiera que quedaran así. Puedo escuchar los primeros conflictos. Comprendo que esos primeros esfuerzos son aclamados como estándares de la industria musical, pero lo que escucho es que están fuera de tiempo y de tono, luchando por doblarse en los auriculares, lo cual no es una buena idea para las guitarras. Son las cosas que hoy en día no hago. Toda una vida quitándome de encima los malos hábitos que adquirí en los primeros días.”
Hackett continúa diciendo: “Ahora todo esto conmociona a la gente, pero creo que es muy fácil confiar demasiado en la técnica. Y eso no ayuda a que compongas un buen tema. Hay mucha gente con una técnica a prueba de balas y uno tiene que admirar su destreza, pero no hay razón en pensar que se debería practicar la música de la misma forma que un atleta intenta correr más rápido o arrojar la pesa más lejos. Creo que para componer un tema tienes que experimentar, tienes que abrirte a la vida, tiene que haber un amplio rango de actividades, y creo que todo ayuda más si tienes interés en las personas. Siempre he pensado que, hasta cierto punto, los Beatles escribieron un libro. Ahí tienes a varios músicos jóvenes sin formación, pero sus canciones muestran interés por las personas. Y me cuesta creer que esto sea una realidad difícil de entender. Es muy difícil no ser un fan de los Beatles.”
En todo esto, sin embargo, hay una advertencia: “Ya no busco la originalidad, además comprendo que no existe. Aceptaré la autenticidad, la pasión, la energía y la honradez. La destreza para un músico es un hecho y no hay ningún peligro en que los músicos puedan empezar desde la pasión para terminar con técnica. Creo que es importante que menos es más. Intenta escribir una buena canción si puedes.”
El guitarrista, que admite que ahora prefiere ser parte de un grupo donde él se haga cargo de las seis cuerdas, concluye afirmando que, aunque no le molesta, la verdadera versión de Genesis no fue la formada por Collins, Rutherford y Banks: “Comprendo que un montón de gente se subió al carro de Genesis en los ochenta. La banda existía, de un modo u otro, desde finales de los sesenta, y eso son un montón de décadas. No puedes esperar que todo el mundo lo sepa todo. Que Peter Gabriel cantó con el grupo en su día, que yo tocaba la guitarra con ellos... pero, independientemente de cualquier punto  de vista de la gente, yo soy feliz de haber formado parte de ellos. Es una banda que pasó por varias formaciones interesantes y yo fui parte de ella en los setenta. Fue una buena banda que llegó con un montón de cosas realmente importantes.”