miércoles, septiembre 11, 2013

EL NUEVO PROGRESIVO DEL FUTURO. HABELARD2: QWERTY



HABELARD2: QWERTY

País: Italia
Género: rock progresivo instrumental, new age
Fecha de publicación: 3 de junio de 2013

Temas:
  1. Interludio
  2. Another bishop
  3. Interludio II
  4. Ice 9
  5. Interludio III
  6. Gimme fire
  7. Interludio IV
  8. On a Failli le Falloir
  9. Interludio V
  10. De refrigeris jugeri
  11. Interludio VI
  12. Nenia
  13. Interludio VII
  14. Qwerty
  15. Interludio VIII
  16. Almanallo
  17. Interludio IX
  18. Trappe Rigaud
  19. Interludio X
  20. Death (In memory of) 
Formación:
Sergio Caleca: teclados, guitarras eléctricas, acústicas y clásicas, sonidos generados por secuenciador

Sergio Caleca, teclista de Carne & Ingranaggi a finales de los setenta y Ad Maiora en el siglo XXI, además de haber editado ocho álbumes en solitario durante las cuatro últimas décadas, publica un nuevo trabajo en solitario que nos muestra el lado más amable y melódico del rock progresivo. Estamos ante un trabajo relajado y muy espiritual, en el que hay cabida para varios géneros que van desarrollando su música reposada y sosegada: jazz, progresivo, ambiental electrónica o new age.
Quizá el resultado final se haya quedado en tan solo una preproducción con un sonido un tanto casero, le falta profundidad, pero estamos ante un trabajo lleno de ideas en lo que, se me antoja, es un proyecto de complacencia personal.
No obstante, el cómputo general de este nuevo trabajo es más que aceptable, en un género tan ecléctico como el que Sergio practica, puesto que este trabajo de sintetista parece estar compuesto a base de ideas de estudio que van surgiendo de la imaginación del italiano. El esfuerzo del artista por crear un mundo sonoro se ve acrecentado por la inclusión de numerosos interludios, a modo de hilos conductores, para dar cierta coherencia al trabajo en general de esta nueva grabación.
Nos encontraremos ejercicios de música electrónica con buenos movimientos de rock progresivo, sobretodo en los momentos en los que los teclados de Caleca se erigen en protagonistas absolutos con interesanes y dinámicos ejercicios llenos de rupturas rítmicas, para dejar de un lado los colchones que crean los ambientes, así como sencillas propuestas de desarrollos instrumentales que nos muestran la amplia paleta descriptiva y técnica de este teclista de larga trayectoria.
En definitiva un trabajo que, para mi gusto, supone cierta transición hacia un proyecto de mayor empaque en el que sobran elementos de estudio y programación y necesita de mayor presencia humana. La calidad está ahí, estamos ante un ejercicio serio de música contemporánea, pero creo que necesita un mayor proceso de ejecución rodeado de músicos que acompañen al artista. Veremos qué depara el futuro.