miércoles, octubre 30, 2013

A ARJEN ANTHONY LUCASSEN LE ENCANTARÍA TENER COMO INVITADOS EN UN PRÓXIMO TRABAJO DE AYREON A DAVID GILMOUR, GEDDY LEE, RITCHIE BLACKMORE O ROBERT PLANT



Arjen ha conseguido un buen número de grandes nombres del progresivo en su último disco, The Theory of Everything, que se publicó anteayer: Keith Emerson, Rick Wakeman, Steve Hackett, John Wetton..., pero admite que hay muchos más que con los que le gustaría trabajar en el futuro, aunque crea que no pueda ser posible. Lucassen ha revelado en Metal Express lo siguiente: “Hay grandes nombres que, probablemente, nunca conseguiré. David Gilmour, Geddy Lee, Ritchie Blackmore, Robert Plant.”
Sobre su último trabajo ha hecho una serie de referencias más que interesantes: “Veo un montón de documentales de ciencia por la televisión –cosas de Morgan Freeman, Stephen Hawking- . En un momento concreto hablaron sobre la ‘Teoría del Todo’ y me sonó bien para un título de Ayreon. Sonaba grande y pretencioso, lo cual es sinónimo de Ayreon, así que decidí hacer algo sobre todo eso.”
El plan original era hacer cuatro temas, pero cuando tocó su álbum ante su círculo íntimo de confianza, muchos le dijeron que escuchar una serie de piezas de más de veinte minutos de duración era como ‘escalar una montaña.’ Por ese motivo se decidió por 42 temas más cortos, que relacionó con el sentido de la vida, el Universo y todo lo que se relata en la serie de novelas de Douglas Adams, The Hitch Hicker’s Guide to the Galaxy: “Me dijeron que cuatro pistas de 20 minutos era mucho, ‘quizá deberías dividirlo.’ Pensé que podría ser una buena idea, lo que no cambiaba para nada la música, y podía ayudar a la gente si querían pasar a escuchar directamente a Keith Emerson o lo que fuera. Así que lo dividí y salieron 39 temas. Luego pensé que sería genial un álbum con el título The Theory of Everything con 42 temas. No me pude resistir.”
A estas alturas, muchos de vosotros ya sabréis que la historia gira en torno a un científico en busca de la teoría del mismo nombre y en su fallo. Comprende que las habilidades mentales de su hijo autista pueden ayudarlo, pero solo si toma una peligrosa droga que tiene graves efectos secundarios. 
El álbum nació de un solo acorde, lo que sorprendió al propio Arjen: “Normalmente espero hasta que tengo cincuenta pequeñas ideas. Las grabo y luego en el estudio selecciono las mejores. Esta vez lo hice de manera distinta, no quería esperar tanto. Entré con la primera idea que me surgió, que fue el tema principal del disco. Eso es todo lo que tenía. Comencé a trabajar y a grabar: cada parte enlazaba con la siguiente. Las grabé cronológicamente. Y pensé, ‘ Dios mío, acabo de componer un tema de 23 minutos.’ Y me volvió a suceder y salieron cuatro temas más de veinte minutos.”
FUENTE: PROG ROCK MAGAZINE