jueves, octubre 24, 2013

EL NUEVO PROGRESIVO DEL FUTURO. IMMETIC: RADIX



IMMETIC: RADIX

País: Noruega
Género: metal progresivo
Fecha de publicación: 24 de mayo de 2013

Temas:
  1. Endless ring of warfare
  2. Dominoes of chaos
  3. Listen
  4. House of doubt
  5. Dismiss fear
  6. Forgotten trust
  7. Trauma 147
  8. Your place
  9. Absolution
  10. Hope
Formación:
Dan-Elias Brevig: voz, sintetizador de bajos, solos de sintetizador
Miguel Arcángel Fraticelli: batería, coros
Eirik Isaksen Seeberg: teclados
Geir Wetterhus: guitarra, bajo, coros distorsionados
Alexander Brevig: guitarra, voz, bajo

Álbum debut de Immetic, grupo noruego de Oslo, que nos presenta un compendio de temas de amplio espectro que derivan del hard rock al progresivo, pasando por el funk o el pop. No en vano las influencias confesadas por el propio grupo no se limitan a ningún género específico sino que se refieren a cualquier modo musical hecho con clase.
De este modo nos encontramos ante un álbum de difícil digestión, que no se basa en ningún cliché establecido, al contrario, su amplio rango musical los convierte en un grupo innovador e inventivo con una gran energía en su forma de ejecutar los temas que contienen este gran debut, lleno de aires épicos, con una gran dinámica y una inteligente forma de arreglar las composiciones, que se muestran al oyente como un ejercicio no sólo de técnica sino de pasión desbordada.
Lo que me resulta realmente asombroso es esa capacidad del grupo para pasar de momentos melódicos a épicos en cualquier momento, lo que hace que la atención sobre la obra que aquí se expone sea una mirada atenta a las posibilidades compositivas, técnicas y ejecutorias de este quinteto de gran proyección. Creo que estamos ante el nacimiento de un grupo con grandes posibilidades para el futuro, viendo el resultado de este primer esfuerzo, lleno de momentos inolvidables, tanto en lo instrumental como en lo vocal, que lo acercan a un rock americano, más que a uno europeo, por la profundidad de sus conceptos musicales y por su energía incansable en su exposición musical (me recuerda a momentos a Symphony X).
En el aspecto técnico, los músicos se revelan como sorprendentes y resolutivos, capaces de afrontar complejidades estructurales de altísimo nivel, pero también como efectivos controladores de espacios y tiempos rítmicos de esencia melódica. Creo que están preparados para el futuro, pero creo también que tendrán que definir su estilo, del que no tienen que despreciar ningún elemento musical ajeno, para futuras producciones que asienten una comunidad de seguidores fieles y extensa.
Posibilidades tienen todas las del mundo y, sinceramente, creo que estamos ante algo que dará mucho que hablar con el tiempo. Este trabajo inaugura la etapa de un grupo que apunta algo y que creará un hito importante dentro de la música hecha con el corazón y con la cabeza. Y no solo en Noruega. Muy buenos.